Sermons by Samuel Lago

7 Elementos

Ora de verdad

por

Mateo 6:5-8 »Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la […]

Limpieza Total

por

Marcos 1:40-45 Un hombre que tenía lepra se le acercó, y de rodillas le suplicó: ―Si quieres, puedes limpiarme. Movido a compasión, Jesús extendió la mano y tocó al hombre, diciéndole: ―Sí, quiero. ¡Queda limpio! Al instante se le quitó la lepra y quedó sano. Jesús lo despidió en seguida con una fuerte advertencia: ―Mira, […]

Una mirada a las Bienaventuranzas

por

Mateo 5:1-12 5 Cuando vio a las multitudes, subió a la ladera de una montaña y se sentó. Sus discípulos se le acercaron, 2 y tomando él la palabra, comenzó a enseñarles diciendo: 3 «Dichosos los pobres en espíritu,     porque el reino de los cielos les pertenece. 4 Dichosos los que lloran,     porque serán consolados. 5 Dichosos los humildes,     porque recibirán […]

Acción de gracias

por

Lucas 1:68-72 «Bendito sea el Señor, Dios de Israel,     porque ha venido a redimir a su pueblo. Nos envió un poderoso salvador     en la casa de David su siervo (como lo prometió en el pasado por medio de sus santos profetas), para librarnos de nuestros enemigos     y del poder de todos los que nos aborrecen; […]

Aprovechando bien el tiempo

por

Efesios 5:5-21 Porque pueden estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idólatra), inmoral o impuro tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie los engañe con argumentaciones vanas, porque por esto viene el castigo de Dios sbre los que viven en la desobediencia. Así que no se hagan cómplices de […]

El rico insensato

por

Lucas 12:13-21 Uno de entre la multitud le pidió: —Maestro, dile a mi hermano que comparta la herencia conmigo. —Hombre —replicó Jesús—, ¿quién me nombró a mí juez o árbitro entre ustedes? »¡Tengan cuidado! —advirtió a la gente—. Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes. […]