Nuestro anhelo es ser una iglesia que conoce a Dios, que vive íntegramente la fe en Cristo y que anuncia con convicción el Evangelio en el poder el Espíritu Santo, para la gloria de su nombre.

Queremos ser una congregación que funciona como una gran familia, donde todos se conocen, comparten y se sirven con amor los unos a los otros.  Buscamos responder a las necesidades de nuestros tiempos, siendo misioneros en nuestras propias realidades, acercando el Evangelio a cada contexto que nos sea posible.

Oramos para que Dios nos permita crecer constantemente y así plantar nuevas congregaciones.